Algo que vale la pena leer: La Sangre Manda

“Me encanta el crimen, me encantan los misterios, y amo a los fantasmas”

S.K.

El 21 de septiembre, Stephen King, legendario autor superventas, celebró su cumpleaños número 73 y coincidiendo con este aniversario, esa misma semana llegó a México su último libro, “La Sangre Manda”.

 

Cuatro novelas cortas conforman esta nueva apuesta literaria (la número setenta y tantos) del “Rey del Terror”, que con todo y la etiqueta asociada a su nombre, ha demostrado gran habilidad narrativa para otros géneros, como su incursión en la novela criminal o policiaca con la trilogía de Bill Hodges, iniciada con “Mr. Mercedes” de 2014, secundada por “Quien pierde paga” de 2015, y cerrada con “Fin de guardia” de 2016. De hecho, una de las figuras principales de esas historias intervino en la novela “El Visitante” de 2018, por lo que la singular detective Holly Gibney, regresa de nuevo en el relato más extenso del libro y que da nombre a la portada “La Sangre Manda”.

 

Sin anticipar elementos que pudieran generar un spoiler irremediable, “El teléfono del señor Harrigan” tiene el gusto a una de las clásicas historias sobre pueblos viejos de Stephen, pero en esta ocasión situada en una época reciente que justifica la aparición de un misterioso teléfono móvil que envía mensajes del más allá. “La vida de Chuck” es un mosaico de sensaciones a través de diferentes etapas en la vida de un singular personaje, y finalmente, “La Rata” regresa a la pluma fantasmagórica del maestro en la vida de un escritor como en “Misery”, la “Ventana Secreta” o un “Saco de Huesos”.

 

Una  obra completa que aborda cuatro distintos géneros unidos por el talento de King, muy recomendable para disfrutar tiempo de lectura entretenido y cargado de emociones. En lo personal, el libro me hizo regresar al sabor original de los primeros relatos de King, en la sintonía de “Las cuatro estaciones”, relatos en los que el elemento sobrenatural se aborda de manera elegante como un hilo más de la historia. Ficción literaria sumamente recomendable, porque como bien dice el maestro “A veces es mejor inventar horrores propios, que nos ayuden a enfrentar los reales”.

 

Somos lo que hemos leído y esta es, palabra de lector.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*