Avión de la realeza de los duques de Sussex aborta aterrizaje en Sydney

El príncipe Harry y su esposa, Meghan Markel sufrieron un terrible susto durante su último vuelo en el aeropuerto de Sydney.

El duque y la duquesa de Sussex volaban de regreso a Australia desde Tonga a bordo de un vuelo de Qantas Airlines, con muchos reporteros reales a bordo.

Pero a medida que el avión comenzó a descender en el aeropuerto de Sydney, los pilotos tuvieron que cambiar de rumbo en el último momento y dar la vuelta al famoso puerto de Sydney.

Varios reporteros notaron que el piloto entró por el intercomunicador para informar a los pasajeros del avión que tuvieron que abortar su aterrizaje original debido a otro avión que no había despejado la pista.

Omid Scobie

@scobie

Okay, NOW we’ve landed.

Omid Scobie

@scobie

The moment our quick-thinking @Qantas co-pilot Ann Cole (and Captain Nigel Rosser) aborted landing at @SydneyAirport due to an unexpected plane on the runway. The Sussexes (and us!) were in great hands. Fantastic flying✈️ pic.twitter.com/cb8G6ja1L7

El piloto explicó que el incidente se conoce como un “acercamiento perdido”.

Luego añadió: “Obtendrá otra gran vista del puerto”.

El piloto encargado de llevar el vuelo chárter de Qantas, un Boeing 737, explicó que otro avión en la pista iba muy ‘lento durante el rodaje’ y los dos aviones estaban demasiado cerca.

“Había un avión en la pista que tardó un poco en rodar, desafortunadamente no había despejado la pista. Estábamos demasiado cerca, así que se tomó la decisión de abortar el aterrizaje. Era lo que llamamos un acercamiento perdido”, fueron las palabras del capitán Nigel Rosser.

Omid Scobie

@scobie

Harry and Meghan arrive at Fua’amotu Airport to say goodbye to beautiful Tonga🙋🏼‍♂️🙋🏻‍♀️

Omid Scobie

@scobie

Princess Angelika came to the airport to see the couple off. “Thank you so much for your hospitality,” Meghan told her. pic.twitter.com/hR2trN9hcW

Todo quedó en un susto, para lo que podía haber pasado.

Ahora, Meghan Markle tendrá que descansar para después seguir con los compromisos que le quedan hasta el próximo 31 de octubre, donde concluye su gira por Oceanía.

Después del viaje, Meghan se tomará unos días de descanso debido a su embarazo.

De hecho, ya ha tenido que cancelar su aparición en algunos actos debido al cansancio acumulado durante estos días.

Los duques de Sussex viajan a Sydney para presenciar la jornada final de los Invictus Games, una competencia para excombatientes con discapacidad

Con información de The Australian y Semana.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*