Brownie, la española que sigue los pasos Inditex

En 2016, Juan Morera y su familia enfrentaron uno de los momentos más díficiles de sus vidas: Joan Morera, el patriarca de la familia, había muerto. No sólo dejaba un hueco en su entorno cotidiano, sino en la empresa que había fundado junto con su esposa, Mercedes Ortega.

Tras el duelo, ese mismo año, la vida de Juan cambiaría, tras hablar con doña Mercedes. “Justo al fallecer [mi padre], mi madre me dijo: ‘Mira, como ésta es una empresa familiar y yo no me puedo quedar sola, voy a necesitar que me ayudes’. Y, entonces, me sumé al proyecto, porque creía y veía la velocidad a la que iban las aperturas de tiendas, la mejora de sus productos… y dije: ‘Pues, evidentemente me sumo; te voy a ayudar’”, recuerda el mayor de tres hermanos.

Fue así como Juan Morera cambió una vida profesional dedicada a la industria de los alimentos para convertirse en el director general de Brownie, una empresa familiar del ramo textil, fundada en Barcelona, la cual comenzó su expansión silenciosa en México a partir de 2020.

Brownie aterrizó con sus prendas para adolescentes (teens) en nuestro país durante septiembre pasado. En la actualidad, la empresa tiene ocho espacios de venta en las tiendas Liverpool, que ya expresó su intención de sumar nueve ubicaciones más para el cierre de 2021.

El empresario espera que, a principios de 2022, pueda concretar un proyecto más ambicioso en el país. “Vamos a abrir tiendas en centros comerciales, los que se llaman stand alone. Tenemos identificados algunos [espacios] en la Ciudad de México”, dice, en entrevista exclusiva, Juan Morera.

La marca espera tener al menos 30 tiendas Liverpool y alcanzar entre ocho y 10 en los centros comerciales durante los próximos cinco años. A nivel mundial, la empresa tiene acuerdos para cerrar este 2021 con 80 puntos de venta, los cuales se encuentran en Portugal, Francia y Bélgica.

En México, la firma tendrá 16 espacios para comercializar sus productos a través de acuerdos con Liverpool, mientras que, en Chile, contará con un espacio a través de Falabella. “Éste es el primer paso para [llegar a] América del Sur”, dice.

En 2020, la facturación de la empresa habría alcanzado 34 millones de euros (mde), que representa un descenso de 8%, comparado con el año anterior. “Éstos, para mí, son buenos números, porque hemos estado prácticamente cuatro meses con las tiendas cerradas y con muchísimas restricciones por la pandemia”.

Este año, la empresa esperaría facturar hasta 45 mde. Pero Brownie y la familia Morera no tienen prisa por acelerar su crecimiento, aunque sí están preparados para materializar las oportunidades.

El empresario, quien no suele ofrecer entrevistas, ya es comparado, por su forma de gestionar la empresa, con Amancio Ortega, fundador de Inditex. Morera no niega que las aspiraciones de Brownie no estén lejos de los pasos que siguió aquella empresa española en sus inicios.

UN PERRITO LLAMADO BROWNIE

Juan Morera estudió Relaciones Públicas, pero nunca ejerció. Dirigió sus pasos al sector de consumo y, en PepsiCo., comenzó su trayectoria. Posteriormente, los caminos profesionales lo llevaron a Mondelēz International y a una empresa de café. Tras estudiar un MBA en IESE Business School de la Universidad Navarra, como parte de su formación académica para asumir el mando de Brownie, Morera estaba listo para definir los destinos de la empresa familiar en 2018.

La cercanía con la industria no era gratuita para el negocio, ya que se remontaba al pasado de su familia. La vida del bisabuelo y del abuelo de Juan transcurrió en la industria textil de España, un sector que se ha posicionado en la economía, pero también en la tradición de los negocios españoles. Además, la madre de Juan tenía tiendas de ropa desde los 18 años. La moda evolucionó y aquella mujer avanzaba con las nuevas tendencias por el contacto que tenía con éstas en los puntos de venta.

Hace 16 años, Joan Morera tuvo la idea de lanzar, junto con su esposa, una marca de ropa: Brownie. La industria textil padecía frente a la producción de ropa que China, poco a poco, acaparaba en esos años, y dejaba al país europeo con mínimas esperanzas, incluyendo al mayor de los Morera, que veía apagarse su negocio textil.

Mientras el padre de Juan Morera pasaba una mala racha laboral por culpa del gigante asiático, su madre detectaba una oportunidad de negocio, ya que se dio cuenta que no existían tiendas de ropa enfocadas en la edad de su hija, quien tenía casi 13 años en ese momento.

Brownie era el nombre del perrito de la casa. “Mis padres no tenían claro que nombre poner… y pasó el perro por delante”, recuerda el ejecutivo, quien, en un principio, no deseaba participar en el negocio familiar.

Fue así como el matrimonio decidió producir una línea de ropa, que más tarde fue puesta a la venta en una tienda. Para su sorpresa, los esposos confeccionaron un negocio que comenzaría a rendir frutos. “La verdad es que fue un éxito desde el principio aquí, en Barcelona. Empezaron con dos o tres tiendas en esta ciudad; dieron el salto a Madrid y una cosa llevó a la otra, hasta hoy, y la historia es ésta: un matrimonio que conoce muy bien el sector textil y que detecta una necesidad muy clara del mercado, un nicho, y da con la fórmula [correcta]”, explica.

La empresa familiar nacida en 2007 ha ido perfeccionado sus procesos. En la actualidad, un equipo de ocho diseñadores se encarga de crear las prendas que, más tarde, serán producidas en talleres bajo la supervisión constante de Juan y los suyos.

Su fórmula no consiste en contratar a empresas externas ni mantener en sus manos todo el proceso de producción. Eso les permite tener agilidad en los tiempos para probar sus productos y luego lanzarlos a la totalidad del mercado.

La marca ha requerido de varios años para desarrollarse. Sin embargo, sus dueños no han dejado de asombrarse por el incremento de las ventas a lo largo del tiempo. “Llevamos 14 años con este crecimiento… Es algo que ya lo llevamos en la sangre. No nos ha venido de golpe”.

A partir de la llegada de Morera a la dirección de la empresa, y la salida de Alberto Puyol, exdirectivo de Loewe, la internacionalización de la compañía se ha instensificado: En este contexto, México es una promesa en el avance de la firma española.

¿AL ESTILO INDITEX?

La ruta de Brownie para expandirse en los mercados internacionales se basa en detectar la necesidad de una oferta similar a la que atendieron en sus orígenes. En el caso de México, su interés nació cuando comenzó a recibir mensajes de varias mexicanas que preguntaban por sus productos en la red social Instagram.

En algún momento de 2019, Juan Morera tomó un avión con destino a territorio azteca para platicar con los jugadores de tiendas departamentales, como Liverpool y El Palacio de Hierro, por mencionar sólo un par.

A pesar de la pandemia, la empresa de moda decidió no frenar sus planes de expansión en México, ya que tiene la certeza de que el país le ofrece buenas oportunidades para crecer.

“Lo que tenemos muy claro es que, en donde desembarquemos, sea el país que sea, lo que queremos es que no haya ningún tipo de distinción de producto ni de tienda. Toda persona que entra a una tienda Brownie encuentra lo mismo que si estuviera aquí en España o Portugal”, dice Morera, quien planea la apertura de su primera tienda en México. Por supuesto, y más en tiempos de Covid-19, el comercio electrónico es otro camino que también está desarrollando.

Las ventas online han tenido un avance que se tenía programado para los próximos cinco años, lo cual pone de manifiesto la dirección principal que han seguido las inversiones el año pasado. Hoy, su hermano Lucas Morera se encarga de los planes de expansión en Europa, mientras que su hermana de 22 años estudia Diseño de Moda. “Ya tenemos el relevo generacional. Eso es bueno”, dice, al hablar de su familia.

La empresa compite, de forma directa, con empresas como Brandy Melville, por ejemplo. Y en México podría enfrentarse, de manera indirecta, a la oferta de la misma firma Zara, de Inditex.

Sobre lo que opina Morera de las comparaciones de la gestión de Brownie con Inditex, de Amancio Ortega, comenta:

-“Ya me gustaría parecerme a Inditex, que para mí es un modelo a seguir, ya que es una muy buena compañía”.

Juan Morera prefiere no hablar mucho, sino enfocarse en trabajar duro para honrar el trabajo de los fundadores de Brownie. Lo que menos quiere es perder el suelo durante el proceso de su internacionalización. “No somos nadie en el mercado, todavía… Le tenemos muchas ganas al mercado mexicano y nos hace mucha ilusión”, afirma el heredero de este negocio familiar.

forbes

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*