Rusia y China unen esfuerzos para desafiar al belicioso Trump

Vladimir Putin llamó “querido amigo” a Xi Jinping en el inicio de la visita de tres días que hizo el presidente chino diseñada para fortalecer una alianza que ambos han redescubierto como reacción a la presión que reciben desde Estados Unidos.

El líder de China llegó a Rusia ayer como uno de los aliados extranjeros más cercanos del presidente ruso. Su visita incluirá la firma de nuevos acuerdos comerciales y promesas de inversión, junto con la esperada retórica conjunta contra lo que ellos ven como una extralimitación por parte de Norteamérica.

En un escenario en el que Moscú y Beijing reciben ataques de EE.UU. —ya sea mediante sanciones o por la guerra comercial de Donald Trump—, Putin y Xi han entablado una cálida amistad que desafía décadas de desconfianza entre los dos países.

Los líderes están forjando una relación de creciente importancia, contrariamente al breve matrimonio por conveniencia esperaban muchos de los analistas. “Nuestra asociación estratégica, creemos, llegó a un nivel sin precedentes”, dijo Putin.

“Estamos viviendo nuestros mejores días en términos de la relación que mantienen nuestros países. Nuestros intereses son muy similares,” comentó Xi mientras lo escuchaban unas 40 personas en el gran salón del Kremlin.

Xi lleva de regalo dos pandas para el zoo de Moscú, recibirá un doctorado “honoris causa”, presidirá la inauguración de una fábrica china de autos en Rusia y será la estrella invitada del Foro Económico Internacional de San Petersburgo, la mayor conferencia de negocios rusa.

Se espera que los dos hombres fuertes hagan dos declaraciones. Una será sobre los lazos entre los dos países. En la otra denunciarán “el dominio hegemónico del sistema internacional”, una referencia a las prácticas comerciales y sanciones de EE.UU., según Zhang Xin, profesor de estudios rusos de la Universidad Normal del China del Este en Shanghai.

El viceministro de Exteriores de China Zhang Hanhui la semana pasada aseguró que la visita de Xi a Rusia es “un hito” que “fortalecerá las bases” de la relación. Se supone que la cumbre conducirá a una mayor cooperación en los sectores de energía, aviación y comunicaciones, además de en nuevas áreas como agricultura, tecnología y comercio electrónico, señaló Zhang si dar mayores detalles.

FUENTE: cronista