«No tenemos suficientes mortajas para cubrir los cuerpos»: el horror que se vive dentro de los hospitales en Gaza

Advertencia: este artículo contiene imágenes y descripciones que muestran a niños heridos o en situación de angustia.

Un hospital de la región central de la Franja de Gaza está al borde del colapso debido al gran aumento del número de víctimas provocado por los bombardeos de Israel de los últimos días.

El periodista Adnan el Bursh, del servicio árabe de la BBC, relató que en el Hospital de los Mártires de Al Aqsa, en Deir Al Balah, el personal sanitario trabaja más allá de su capacidad para atender a los numerosos pacientes que han llegado.

Mientras, los cuerpos de quienes no han podido ser salvados yacen en el patio del hospital. Familiares caen al suelo, llorando de dolor por las víctimas.

Funcionarios del Ministerio de Salud controlado por Hamás informaron que más de 100 personas murieron durante los bombardeos nocturnos de Israel. En total, según el mismo ministerio, hasta este lunes 5.087 personas han muerto en Gaza como consecuencia de los bombardeos.

En respuesta a esta situación, el ejército israelí le dijo a la BBC que había atacado áreas cercanas al hospital «basándose en información de inteligencia que confirmaba la presencia de un líder de Hamás en el área».

Los actuales bombardeos israelíes siguen a los mortíferos ataques de Hamás contra puestos militares y kibutz cercanos a la frontera de Gaza ocurridos el 7 de octubre, cuando más de 1.400 israelíes y extranjeros murieron y más de 200 rehenes fueron capturados por la organización palestina.

Cuerpos destrozados

Niños y adultos en el hospital Al Aqsa, en Deir Al Balah
Muchas de las víctimas en el hospital Al Aqsa, en Deir Al Balah, eran menores de edad.

“Estamos aquí desde la madrugada y los cadáveres llenaron por completo el patio. Y se suman a los cadáveres que se encuentran en cámaras frigoríficas -que están llenas-, dentro y fuera del edificio”, aseguraba un empleado sanitario del Hospital de los Mártires de Al Aqsa

«No tenemos suficientes mortajas para los cuerpos porque las cantidades son enormes. Todos los cuerpos llegan en pedazos. No podemos identificarlos porque han quedado desfigurados o aplastados».

La escena en el lugar era de gran afluencia de vehículos que llegaban al hospital con personas heridas. Algunos podían caminar hasta la clínica, pero otros eran llevados en brazos.

«Francamente, la situación es catastrófica, insoportable», aseguró el empleado del hospital a la BBC. «A pesar de todo lo que hemos presenciado antes, estas son escenas que nunca hemos visto«.

Algunas de las imágenes que emergieron del hospital el domingo son demasiado explícitas para mostrarlas. Hay niños, incluidos dos bebés, entre los muertos.

Deir Al Balah, donde está situado el hospital, es una localidad en la región central de la Franja de Gaza, aproximadamente a 19 kilómetros al sur de la ciudad de Gaza.

Fue atacada la semana pasada por las fuerzas israelíes. La ciudad está fuera de la zona de evacuación del norte de Gaza, donde Israel ha pedido a los civiles que abandonen la zona y huyan hacia el sur.

Más hospitales al límite

Escenas similares han sido vistas en los últimos días en hospitales de todo el territorio palestino a medida que la guerra entre Israel y Hamás llega a su tercera semana.

El grupo militante, que gobierna la Franja de Gaza desde 2007, dice que más de 30 viviendas fueron destruidas durante un aumento de los bombardeos de Israel.

Según el Ministerio de Salud local, 266 personas murieron en las últimas 24 horas, entre ellas 117 niños. Esto elevaría el número total de muertos a 4.651 desde que Israel comenzó su ofensiva en la Franja de Gaza.

En el hospital de al Quds en el área de Tel al Hawa de la ciudad de Gaza, bombas cayeron sobre edificios cercanos mientras un equipo de 23 médicos y enfermeras atendía a más de 500 personas, según un mensaje de un médico del hospital enviado a la BBC.

Los pacientes y civiles refugiados en el hospital estaban en «un estado de terror», aseguró el médico -que no quiso ser identificado por razones de seguridad- a través de un mensaje de voz.

Y en medio de la situación sanitaria, que describió como «catastrófica», los médicos tienen que decidir a quién tratar primero.

El personal médico ha quedado reducido, dado que algunos médicos han muertos y otros no pueden llegar al hospital. El resto ahora comparte el edificio con 1.200 desplazados que se han refugiando allí.

Mujeres lloran junto a cuerpos en el hospital Al Aqsa, en Deir Al Balah
Las familias lloraban a sus fallecidos en el hospital Al Aqsa.

La amenaza de la falta de combustible para los bebés en incubadoras

Los hospitales de Gaza están urgidos por conseguir suministros, incluso después de que 20 camiones de ayuda pudieron entrar desde Egipto el sábado (el domingo entraron 14 más y este lunes se está permitiendo el ingreso d eotros, pero desde la zona se dice que es muy poco para las enormes necesidades).

Y hasta ahora no ha ingresado combustible, del cual dependen los hospitales para hacer funcionar los generadores de electricidad.

Unicef ​​advirtió este domingo que 120 bebés en incubadoras -incluidos 70 recién nacidos prematuros también conectados a ventiladores- dependen de máquinas alimentadas por generadores.

Incubadora
En Gaza hay seis unidades neonatales.

El Comité Internacional de la Cruz Roja advirtió la semana pasada que los hospitales de Gaza corrían el riesgo de convertirse en morgues por la falta de energía.

Israel cortó el suministro de electricidad, la mayor parte del servicio de agua y bloqueó la entrada de alimentos y medicinas a Gaza tras el ataque de Hamás el 7 de octubre.

El gobierno israelí dijo que los servicios se restablecerían cuando el grupo liberara a los más de 200 rehenes que tenía en Gaza.

Recién el sábado, y luego de muchas negociaciones humanitarias, el gobierno israelí aceptó el ingreso de cargamentos de ayuda.

BBC News Mundo