UIF congela cuentas de políticos de Chihuahua implicados en toma de presa ‘La Boquilla’

El bloqueo se realizó por detectar movimientos irregulares en el sistema financiero nacional.

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) informó que bloqueó las cuentas bancarias de Salvador AlcántarJosé Ramírez Licón, alcalde de Rosales, y Eliseo Compeán, alcalde de Delicias, quienes están relacionados a la toma de la presa La Boquilla en Chihuahua.

En total, la UIF congeló al menos 50 cuentas bancarias de organizaciones de productores de la región centro-sur del estado de Chihuahua y del Ayuntamiento de Delicias, cuyos directivos participan en las acciones para evitar la extracción de agua de las presas de la región.

Según la UIF, el bloqueo a sus cuentas se realizó por detectar movimientos irregulares en el sistema financiero nacional.

El municipio de Delicias dio a conocer que le fueron canceladas 44 de sus cuentas; la Sociedad de Responsabilidad Limitada Río Conchos, reportó seis; la Asociación de Usuarios de Riego del Estado de Chihuahua (AURECH) reportó una más, así como la cuenta personal de Salvador Alcántar presidente de este mismo organismo.

Al respecto, el presidente municipal Eliseo Compeán informó que el bloqueo de estas 44 cuentas, impide la operatividad de muchos de los servicios que presta el Ayuntamiento a la ciudadanía, impacta al gasto corriente y en el ingreso propio, toda vez que muchas de las contribuciones se realizan vía transferencia.

Señaló que esta medida del gobierno de la república, es en respuesta a la exigencia de justicia por el asesinato de la señora Jessica Silva, ocurrido el pasado miércoles presuntamente a manos de elementos de la Guardia Nacional y por el apoyo brindado a los productores de la zona en defensa del agua.

“Hemos exigido que la Comisión Nacional del Agua detenga la extracción de agua de las presas del estado, ya que de continuar provocaría un impacto económico devastador para todo Chihuahua”, afirmó el edil.

No obstante, mediante una tarjeta informativa, la UIF aseguró que no ha bloqueado las cuentas de los municipios de Delicias y Rosales por lo que las operaciones de los mismos están garantizadas así como los derechos de salario de los trabajadores.

La UIF negó, asimismo, que las cuentas de algunos municipios de la zona de la presa La Boquilla estén bloqueadas.

Desde el 9 de septiembre, campesinos de la región enfrentaron con piedras y palos a elementos de la Guardia Nacional para tomar el control de la presa La Boquilla, localizada en el municipio de San Francisco de Conchos.

Esa misma noche, una mujer y su marido, que participaron en la manifestación, fueron atacados a balazos por los efectivos de dicha corporación cuando circulaban en su camioneta por ciudad Delicias. La fémina falleció en el lugar y el hombre ya se recupera de las lesiones.

A raíz de lo sucedido, el alcalde de Delicias arremetió contra las autoridades federales, a quienes exigió “la entrega” de los elementos que cometieron el crimen y se integró al grupo de productores que resguardan la presa.

El gobierno de la república, en la rueda de prensa “mañanera”, señaló que líderes de la AURECH y de otras organizaciones de productores, fueron los principales incitadores para la toma de la presa.

Además anunció que interpondría denuncias por los daños ocasionados a las instalaciones, que según estimaciones del propio gobierno federal, ascienden a más de 100 millones de pesos.

La semana pasada, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que detrás del conflicto por el agua en la entidad se encuentran exgobernadores del PRI, así como políticos del PAN y otros partidos, incluido Morena.

Entre ellos, estaban Eliseo Compeán, alcalde de Delicias; Salvador Alcántar, dirigente de la Asociación de Usuarios de Riego del Estado de Chihuahua (AURECH); y el morenista José Ramírez Licón, alcalde de Rosales.

La semana pasada, la Fiscalía de Chihuahua aseguró que tiene identificados a al menos 13 elementos de la Guardia Nacional que presuntamente asesinaron a una mujer y dejaron malherido a un hombre, en medio de las protestas en Delicias.

Los hechos ocurrieron la noche del martes de la semana pasada, cuando Jaime Torres y su esposa Jessica Silva, ambos productores del municipio de Meoqui, regresaban a su vivienda después participar en una manifestación de al menos 500 agricultores en la presa La Boquilla, que derivó en un enfrentamiento y la posterior expulsión de la Guardia Nacional, que resguardaba las instalaciones del embalse.

Al llegar a Ciudad Delicias, su automóvil fue alcanzado por dos unidades de la corporación, cuyos elementos abrieron fuego. La mujer murió en el lugar tras recibir varios disparos en la espalda.

elfinanciero

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*