Aquí en confianza: Inicia la fiesta en Coahuila

Dicen los conocedores que para todo mal, mezcal y para todo bien, también. Al menos con esas palabras se expresa recurrentemente aquel buen amigo de apellido Vega a quien tal bebida espirituosa no le produce siquiera un leve mareo (¿será por que gusta de usar una cerveza Victoria como efectivo borrador?). La referencia antes mencionada bien podría aplicarse a las artes y la cultura. Lo mismo para prevenir la delincuencia, que para conmemorar por todo lo alto algún acontecimiento de gran calado; igual para restaurar el tejido social cuando éste se ve vulnerado, que como mecanismo idóneo para la convivencia humana, la cultura es – sin duda alguna – un elemento trasformador para el bienestar de los pueblos.

Acá en nuestra patria chica arrancó el Festival de las Artes Coahuila 2018; importante encuentro cultural y artístico que se desarrolla en la entidad desde hace 17 años. Concebida por el entonces Gobernador Enrique Martínez y Martínez, la festividad de marras recibió – años más tarde – un valioso impulso por parte de aquel cuya cabeza estuvo adornada (según se dice) con abundantes y pronunciados rizos, de los cuales no queda ni el más mínimo rastro. Me refiero a Armando “El Chino” Guerra, quien dirigiera (y bien) los destinos del extinto ICOCULT. Así, dada la relevancia del festival coahuilense, éste  ha venido llevándose a cabo año tras año, ahora bajo la dirección de Sofía García Camil; mujer avezada en los menesteres del ramo, a quien el mandatario estatal, Miguel Riquelme, ratificó en su encargo con incuestionables merecimientos.

Fue en el año 2013 cuando se decidió que la fiesta de las artes llevara el nombre del escritor, maestro y abogado saltillense, Julio Torri. El amante de las letras, cuya discreta obra se convirtió en un maravilloso legado. El mismo Julio que, en compañía de otros “revolucionarios culturales”, fundó el Ateneo de la Juventud. El catedrático incansable, apartado de los reflectores por decisión propia. Aquel que fue del todo fiel a la brevedad y rechazó categórico las expresiones demasiado rebuscadas; esas que rayan en lo discursivo. El Torri ironista, creador de extraordinarios aforismos y que alguna vez escribió: “Toda la historia de la vida de un hombre está en su actitud”, hoy adereza con su nombre la reunión artística más importante del norte de México.   

En esta ocasión, el festival tiene a Campeche como estado invitado. Por esa razón, hasta estas tierras  llegó el gobernante de la entidad peninsular, Alejandro Moreno, de quien se dice tiene la firme intención de asentarse en la gran Tenochtitlan, para tomar el timón tricolor y ocupar la principal silla del edificio que se levanta allá por los rumbos de Insurgentes norte; pero esa es otra historia (diría la Nana Goya) y ya tendremos ocasión de contarla.

Por lo pronto, merece la pena destacar la oferta artística y cultural anunciada durante el acto inaugural de la referida muestra. Para esta edición se han programado más de 190 actividades, con las cuales se dará vida a las diferentes manifestaciones del arte, en todos y cada uno de los municipios coahuilenses. Además se tiene contemplada la participación de más de dos mil artistas y la presencia internacional de doce países y diez entidades, lo que convertirá al citado encuentro en un notorio mosaico multicultural.

Aquí en confianza, más allá de la millonaria inversión que se destinó para la realización del festival, lo verdaderamente significativo son los efectos que el arte y la cultura, como formas de hermanamiento, producen entre los seres humanos. En los tiempos más aciagos que se vivieron en este pedazo de país, cuando la violencia nos arrebató la paz; las calles y plazas públicas fueron secuestradas en forma inmisericorde por los criminales. Ahora, son esos mismos lugares donde los coahuilenses, de todas las edades y condiciones, nos reunimos para dialogar – a través de la cultura – en un espacio emocional de comprensión. 

Escribió el ecléctico novelista francés, André Malraux: “La cultura es la suma de todas las formas de arte, de amor y de pensamiento que, en el curso de los siglos, han permitido al hombre ser menos esclavizado”. Ahí se los dejo para la reflexión.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*