Sigue la tensión en Yakarta, suman 7 muertos por disturbios poselectorales

Los violentos disturbios registrados en Yakarta tras la reelección del presidente Joko Widodo han paralizado la capital de Indonesia, donde continúa un clima de máxima tensión entre los partidarios del perdedor de las recientes elecciones, Prabowo Subianto, y un ingente despliegue policial.

Los enfrentamientos comenzaron el martes y se han saldado con 7 muertos hasta la noche del miércoles, cifra que hoy elevó la policía, tras los 6 anunciados la víspera, más de 200 heridos y cerca de 250 detenidos.

La violencia en las calles llega tras más de un mes en el que Prabowo, un exmilitar con un historial oscuro en materia de derechos humanos que ha cortejado el voto musulmán más conservador, ha hecho declaraciones incendiarias con acusaciones de fraude electoral antes y después de las elecciones generales del 17 de abril, cuyo resultado fue anunciado el martes.

El equipo de prensa de Prabowo indicó que impugnarán mañana los comicios ante el Constitucional, a pesar de que Jokowi logró una ventaja de más de 10 puntos porcentuales y de que las instituciones electorales han descartado evidencias de fraude sistemático y masivo.

Prabowo ya había dado un paso atrás la noche del miércoles, cuando apostó por la vía legal para disputar la victoria a Widodo y pidió a sus seguidores en un vídeo emitido en redes sociales que vuelvan a sus casas para poder continuar las oraciones durante el mes sagrado del Ramadán.

Por su parte, el presidente, que ha comenzado a recibir felicitaciones de países como Australia, India o Singapur, aseguró que gobernará “para todos los indonesios” y advirtió de que tomará “medidas severas” si la seguridad nacional se ve amenazada.

Los disturbios se produjeron cerca de la Agencia de Supervisión Electoral, en uno de los núcleos comerciales de la capital, donde las alambradas de espinos, restos de hogueras y algunos desperfectos en comercios y edificios explican la tensión que se respira hoy en la ciudad.

En la noche de hoy no se esperan nuevas protestas, aunque las autoridades mantendrán la máxima seguridad en los próximos días para prevenir ataques de grupos de radicales y ante la amenaza de atentados yihadistas, mientras que mantienen bloqueadas las redes sociales para evitar que se difundan bulos que puedan provocar nuevos disturbios.

Sobre un balcón exterior en el centro comercial Sarinah, uno de los asistentes a la protesta, aseguró que vino desde el norte de Sumatra para apoyar a Prabowo y recomendó usar una red privada virtual (VPN en inglés) en el teléfono inteligente con el propósito de esquivar las limitaciones que el Gobierno ha impuesto en las redes sociales.

El fallecimiento de siete personas en las primeras jornadas de disturbios, algunos por herida de bala, ha provocado todo tipo de especulaciones en las redes sociales en el país con más de 265 millones de habitantes, como el rumor de que agentes chinos son responsables de las muertes.

Aunque la democracia se ha consolidado en el país desde 1998, cuando protestas contra el dictador Suharto (1967-1998) degeneraron en violencia sectaria contra la comunidad china y murieron cientos de personas, la narrativa contra esta minoría sigue utilizándose políticamente.

Durante largas horas en la noche del martes y miércoles centenares de manifestantes, la mayoría de ellos jóvenes islamistas, lanzaron un órdago a más de 30,000 unidades de las Fuerzas de Seguridad en forma de fuegos artificiales y rocas para exigir que el exgeneral Prabowo sea presidente.

Las protestas adquirieron un carácter religioso en el país más poblado del islam, comenzaron de forma pacífica con personas de todas las edades y, tras dispersarse el grueso de varios millares de
manifestantes, se tornaron violentas sin provocación de las autoridades.

Aunque la agitación civil era esperada desde hace meses, pocos anticipaban un escenario tan violento y que ha dividido aún más a la sociedad indonesia entre la corriente conservadora musulmana, en auge en los últimos años, y los votantes progresistas, moderados o de otras religiones que votaron a Widodo.

Con información de EFE.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*